martes, 7 de marzo de 2017

Páginas de... Febrero


Febrero ha sido el mes en el que más he leído últimamente. En total fueron cinco libros todos muy diferentes y variados que me emocionaron mucho, me hicieron sentir triste, y me desconcertaron. Dicho eso, pues, hablemos de ellos:

Cuando me alcances, de Rebecca Stead: Esta novela me mantuvo pegado a ella desde el primer capítulo gracias a la trama tan intrigante que tiene. Es una mezcla de realismo con misterio y ciencia ficción que sin duda alguna da un muy buen resultado en este caso, porque si bien se supone que está destinado a un público más "joven", he visto que son los adultos quienes más lo disfrutan. Les dejo mi opinión aquí.

Bajo el cielo de Dublín, de Maeve Binchy: Me llevé una sorpresa con esta lectura, porque como les digo en mi opinión, esperaba que fuese algo muy distinto, pero aún así no me decepcionó. Me gustó mucho la narración y la historia en general, pero lo que más destaco son los personajes, con quienes es imposible no encariñarse. Sin duda tendré que regresar a las palabras de esta señora.

Tsugumi, de Banana Yoshimoto: Poco a poco voy descubriendo a las autoras japonesas, y en esta ocasión me he sentido no atrapado, sino arrastrado por la historia. No imaginaba que un libro pudiera hacerte sentir vacío, triste, nostálgico, y aún así, vivo. No es un relato espectacular, pero la evocación de la autora es tan cercana que cosas extrañas suceden.

Un beso en París, de Stephanie Perkins: Tras años aplazando este libro, por fin me decidí a leerlo, y, tal y como sospeché en su día, me ha gustado un montón. No pude no amar a los protagonistas de esta historia de amor tan bonita porque sencillamente tenía todo para que me gustase. No puedo ponerle ni una pega, salvo el por qué tengo que leer otros dos libros cuyos protagonistas son distintos, para saber más sobre Anna y Étienne. ¿No podía la autora escribir un millón de libros más sobre ellos?

Nijigahara Holograph, de Inio Asano: NUNCA, NUNCA EN MI VIDA HABÍA ESTADO TAN DESCONCERTADO. Tenía muchísimas expectativas puestas en este manga, pero al final me he quedado con cara de póquer al no entender nada de nada. La única razón por la que no le di tan duro al final fue gracias al dibujo y a ciertos personajes, pero de verdad no entendí nada. Es un manga raro, raro, raro, y todavía sigo rayándome la cabeza tratando de entenderlo sin resultado.

¿Y a ustedes, cómo los trató el segundo mes del año?

No hay comentarios:

Publicar un comentario