domingo, 10 de septiembre de 2017

Me muero.


Son exactamente las 12:22 de la noche mientras les escribo esto. Si les soy sincero, esto es lo más tarde que he escrito para el blog. Se supone que mañana me levanto temprano, pero PRIORIDADES, ustedes saben jajaja.

Tengo que hablarles de algo que me acaba de pasar no hace ni 10 minutos y de lo cual tengo que desahogarme por más tonto que les pueda parecer.

Resulta que desde hace días en mi feed de Youtube me salía un vídeo titulado "High School Musical 4: Once a wildcat" y que yo OBVIAMENTE sabía que era un fake; un fanmade tráiler, pues, sobre la supuesta cuarta película de High School Musical que va a salir. Por si no lo sabían, yo soy SÚPER FAN de, sí, High School Musical ;). Pero no cualquier tipo de fan, no señores, soy mega obsesionado, me sé todas las canciones, me veo las pelis cada vez que las pasan... en fin. Han visto el meme este de ¿Y dónde están las rubias? Pues así jajaja.

Algo así jajaja.

Pero bueno, yo no me animaba a ver el vídeo hasta que esta noche me entró la nostalgia lo ví. ME MUERO. ME RECONTRA MUERO. No se imaginan la cantidad de emociones que me trae la historia de HSM. Literalmente es mi infancia, mi adolescencia, mi todo. Todavía no me puedo creer que ya han pasado más de diez años desde la primera parte, y ver a los actores así todos mayores medio me partió el corazón. Todavía me parece que fue ayer cuando sin querer me puse a verla, y de repente me sentí mal, en ese modo tipo "antes todo era tan bonito..."

No les digo cómo fue mi historia con las películas, porque podríamos sacar una telenovela bien dramona. Pero no me las toquen porque hay problemas jajaja.

El pinche vídeo me dió en todos los sentimientos, y aquí ando, con la nostalgia a flor de piel que no se me va. Es que, no está lo que se dice muy bien hecho que digamos, pero logra traer de nuevo toda la emoción que sé muchos de los que la amamos sentimos. Y la canción, ¿¿¿¿POR QUÉ, DIOS, POR QUÉ????

Aquí el famoso vídeo por si les interesa:


Díganme que no :'(
Todo esto me llevó a pensar que el tiempo pasa. EL JODIDO TIEMPO PASA Y NO NOS DAMOS CUENTA. O sea, no sé si a ustedes les pase, pero yo a veces ni le presto atención a algo y ya luego analizándolo más detenidamente me da de todo al ver lo mucho, bueno, no lo mucho, sino lo muchísimo que ha sucedido desde entonces. Y es horrible. Me da una ansiedad que ni se imaginan.

En fin... volvemos al tema de "todo tiempo pasado fue mejor", así que basta, que escribí esto para quejarme y así me voy a despedir :'D. Me voy a retroceder unos añitos hasta mi época Disney y me pondré a cantar a grito herido con las canciones de High School a ver si se me pasa.


Chaíto.

martes, 5 de septiembre de 2017

Opinión: "El viento no es un río" de Brian Payton

Título: El viento no es un río
Autor: Brian Payton
Páginas: 320
Publicado por: Umbriel
Sinopsis: Un apasionante relato de supervivencia y una historia de amor épica en la que u matrimonio -separado por la única batalla de la Segunda Guerra Mundial en territorio norteamericano- lucha por su reencuentro.

Islas Aleutianas, 1943. Tras la muerte de su hermano menor en Europa, el periodista John Easley siente la necesidad de exponer un oculto y creciente conflicto: la invasión japonesa y la ocupación de las islas Aleutianas de Alaska. Pero cuando John acompaña a la tripulación de un bombardero, el avión es derribado sobre la isla de Attu, y deberá rendirse o sobrevivir en un entorno cruel.

A tres mil kilómetros al sur, su mujer Helen no puede aceptar la desaparición de su marido. Desesperada por encontrarlo y reunirse con él, se embarcará en un extraordinario viaje desde la seguridad de su casa de Seattle hasta los confines de la guerra del norte.

Historia evocadora, ricamente ambientada, de la vida y la muerte, el compromiso y el sacrificio. El viento no es un río ilustra la fragilidad de la vida y el intenso poder del amor.

Opinión: A veces me olvido de las razones por las que se me antoja leer un libro. Muchas veces ayuda, y otras no tanto, pero la novela de la que les voy a escribir un poco sin duda se encuentra en el primer grupo. No recuerdo exactamente por qué decidí adquirirla, y aunque sabía que tocaba el tema de la Segunda Guerra Mundial, no conocía de qué forma; les puedo decir que no me arrepiento. Para nada.

Nos encontramos en 1943, hacia finales de la segunda guerra, con el periodista John Easley, quien decide hacerse corresponsal de un conflicto situado en Alaska y que además está estrictamente vetado por las autoridades nacionales. Me explico: la invasión de las islas Aleutianas en Alaska fue negada en todo momento por los Estados Unidos; claro, hasta que le guerra terminó.

John se verá en una situación en la que sobrevivir será lo primordial, mientras que su esposa, Helen, a miles de kilómetros de distancia siente que algo anda mal. Es ahí cuando ella decide tomar cartas en el asunto y arriesgarse a todo con tal de saber el paradero de su marido. Los seguiremos a ambos en su travesía hacia lo incierto y en un recorrido plagado de adversidades que los llevará a redescubrirse, madurar y crecer.

Al no poder hablar más abiertamente sobre la trama del libro, intentaré explicar su valor como tal.

Es increíble la cantidad de hechos que desconocemos sobre la ya mencionada Segunda Guerra Mundial, un conflicto que, como todos sabemos, marcó la historia de la humanidad. Esta novela en particular nos presenta un escenario nuevo y muy poco explorado de ella según tengo entendido: la ya mencionada aquí invasión de las islas Aleutianas en Alaska. Tal y como me sucedió en su momento con Entre tonos de gris, me encontré aturdido y devastado por una realidad a la que antes era ajeno pero de la que ahora difícilmente podré olvidarme.

Ver de nuevo lo que le hizo la guerra a un sinnúmero de personas me causa un dolor indescriptible, no sabiendo de qué otra manera ponerlo, y también hizo que de mi propia impotencia me imaginara lo que debió de sufrir aquella gente. Es algo que no se puede transmitir con palabras, aunque creo poder darles una idea: los seres humanos podemos llegar a ser horribles. Hay que aceptarlo. Aquellos que sufrieron sin razón alguna merecen ser recordados, su historia debe permanecer con nosotros como recordatorio de lo que somos capaces, de lo que no tiene nombre.

Son historias como la de este libro las que nos permiten lograrlo.

Tuve que leerlo pausadamente, sin prisas con tal de poder digerir su parte histórica, que para nada opaca la de ficción. Al contrario, esta última se ve enriquecida gracias a ella, y no puedo más que aplaudir lo bien lograda que está, pues aunque es sutil no llega a los excesos, brindándonos uno de los más bellos romances que haya leído hasta ahora.  En resumen, todo está donde tiene que estar en este relato tan sobrio.

Por último, un dato que para mí significa mucho: antes de este, el único libro cuya lectura terminé para inmediatamente ponerme a llorar fue El diario de Ana Frank, que es igual de conmovedor.

Merece:

martes, 29 de agosto de 2017

Top Ten Tuesday: Libros que leí en el colegio


¿Cómo andan hoy? Yo aquí dándole vueltas al por qué blogger últimamente ha estado tan... muerto. Sé que en España y otros lugares están de vacaciones por esta época, pero no sé, con decirles que sigo aproximadamente setenta blogs y que de esos setenta solo unos quince han estado activos los últimos días; los demás cerrados, abandonados, en hiatus... Muy triste, la verdad.

Total, que para darle un poquito de vida a esto hoy retomo los TTT de mi alma que tanta falta me han hecho, y espero que a ustedes también jaja. El de hoy será un poco diferente porque no voy a hablarles de libros contemporáneos ni "recientes", sino de esas obras por las que muchos pasamos cuando estuvimos en el colegio. Aquí en Colombia, o más exactamente en mi colegio, más bien nos enseñaban teoría, y los libros eran algo secundario (terrible, lo sé), con lo cual no es que yo fuera un gran lector en ese oscuro pasado que quisiera olvidar :'). Por suerte las cosas cambiaron, pero eso es otra historia y mejor empezamos ya con la cuestión.

El carnero: Yo no sé si hubo alguien que tuviera que padecer también este libro. Estaba como en octavo grado cuando me lo impusieron como lectura obligatoria y no me da pena decirles que más bien fue el culpable de que me durmiera y me alejara de la lectura durante muuuuuucho tiempo. Pero el karma es más fuerte y, como no me gustó, unos años después volvió a ser lectura obligatoria :'(. ¡Tuve que sufrirlo DOS VECES! El pobre está olvidado quién sabe dónde, y allí se quedará, porque QUÉ HORROR.

La odisea: Por más extraño que les parezca, La odisea es el primer libro que yo tomé por cuenta propia y logré terminar. LO AMO CON TODO MI CORAZÓN, y jamás me arrepentiré de haberme pasado todo noveno grado leyéndolo en la biblioteca de mi escuela. Además lo leí en una edición súper viejita que era de mi mamá y por eso tiene un valor más especial todavía. No tenía ni idea de qué trataba, y solo lo tomé de mi casa pues porque lo teníamos ahí, por nada en especial. Pero bueno, en mi último año de colegio en clase de español tuvimos que leerlo, y adivinen quién sacó 5.0 en su examen (la máxima calificación). Eso no es lo importante; lo importante es que yo no sé quién sería el genio que ideaba los planes de estudio porque, a ver, se le olvidó que antes de La odisea viene La ilíada y esta es la hora en que yo no sé cómo fue que todo empezó. ¡Qué viva nuestro maravilloso sistema educativo!

Niebla: Esta novela, del señor Miguel de Unamuno es muy buena. En serio. Es de los pocos libros que agradezco que me haya tocado leer por obligación porque me hizo dar cuenta que a mí los romances me podían, y más todavía si eran imposibles. Tengo pendiente releerla algún día y conseguir una edición bien bonita, porque merece totalmente la pena tenerlo.


El diario de Ana Frank: ¿También para ustedes fue "obligatorio" leerlo? Es curioso, mucho, porque después de La odisea, este fue el libro que me atrapó, y no me importó para nada que fuera deber para una clase; me lo devoré no una, sino dos veces, y su historia me dejó tan, tan, tan desamparado como cada vez que me atrevo a releerlo ahora. Podrán imaginarse que yo en ese entonces no había leído nada parecido, y saber de lo que la humanidad era capaz me dejó perplejo. Creo que me identifiqué mucho con Ana y su sufrimiento, su esperanza y sus ganas de creer que el mundo era un lugar mejor. Es sin duda alguna uno de mis libros favoritos, de los que siempre estoy recomendando, y de esos de los que las reflexiones fluyen aún si no lo queremos.

El Popol Vuh: Este es uno de esos libros que se le cruzan a uno en el camino para hacerlo caer. Literalmente esta historia fue mi piedra en el zapato cuando estaba en décimo. Al ser un libro taaaaaan antiguo y usar un lenguaje tan ajeno para mí la verdad es que su lectura me hizo padecer un montón. Yo lo leía, lo volvía a leer, no entendía nada, y lo volvía a releer. Como se dice por aquí, no me entraba ni con inyección. Al final no sé cómo ni por qué a la hora de presentar ensayos, redacciones, exámenes, y todo lo que se les pueda ocurrir sobre él, me fue más que bien. De hecho fuí el mejor de toda la clase jajaja. Es algo increíble que ni yo entiendo, pero durante el resto del curso fuí algo así como el favorito del profesor por eso.

Pregúntale a Alicia: ¿Han escuchado que este libro es la creación de algunos padres y maestros para evitar que los jóvenes caigan en las drogas? ¿No? Es más que todo una leyenda urbana, nacida no sé de dónde, pero no sin motivos, porque este libro no tiene autor conocido, lo cual da pie a muchas especulaciones. La historia va de una chica muy normal que un buen día va sucumbiendo a "la vida loca" y poco a poco se ve hundida en el mundo de las drogas; pasa por todo un proceso y... hasta ahí me acuerdo. Supongo que tendré que releerlo para recordar qué pasó, porque de verdad lo olvidé. Lo importante es que este libro fue como el young adult de mi época jajaja. A todos nos gustó, a todos nos atrapó, y siendo honesto el libro lo vale. Es muy... "underground", como dirían los chicos cool.

Don Quijote de la Mancha: Sí señores, cómo no, a mí también me tocó leer la famosa obra maestra de la lengua española. Todas unas vacaciones de mitad de año leyendo el medio ladrillo que es este libro pero, volviendo al tema de las lumbreras de profesores que yo tuve, el que tenía en ese entonces solo nos hizo leer hasta cierto capítulo. ¿Pueden creerlo? Háganme el favor, disque promoviendo lectura de esa forma. Tal vez esté mal obligar a los jóvenes a leer, sí, pero si se los va a obligar de todas formas, pues que se terminen el libro ya que estamos, ¿cierto? Por lo menos eso pienso yo, principalmente porque A MÍ SÍ ME ESTABA GUSTANDO. Sí, soy de los pocos que pueden decirlo, creo, y se siente muy bien. Me enganché muchísimo a la historia, hasta tal punto que me parecía toda una telenovela jajaja; ya luego intenté terminar de leerla por mi cuenta, pero el bello de mi profesor nos seguía mandando más libros obligatorios, así que nunca pudo ser. De mis metas más grandes está el conseguir una edición PRECIOSA, oígase bien, P R E C I O S A de El Quijote y ahí sí volver a hundirme entre sus páginas. Lo amé una vez y lo volveré a hacer. No les digo en qué parte me quedé porque necesito descubrir yo solito qué pasa. Eso sí, me quedé a pocos capítulos del final :).

Tuve que leer muchos más, desde los clásicos griegos hasta las obras de García Márquez, pero estos fueron para mí los más importantes y, lo reconozco, no me fue tan mal con la experiencia. Descubrí muchas historias que estarán conmigo toda la vida, y estoy muy agradecido por ello. 

¿Cómo la pasaron ustedes en sus colegios? ¿Tuvieron muchas lecturas obligadas? ¿Me chismosean cuáles?

miércoles, 23 de agosto de 2017

Opinión: "No me iré sin decirte adónde voy" de Laurent Gounelle

Título: No me iré sin decirte adónde voy
Autor: Laurent Gounelle
Páginas: 374
Publicado por: Planeta
Sinopsis: Alan es un joven que ha perdido el amor de su vida y las ganas de vivir. Cuando está a punto de saltar de la Torre Eiffel, un desconocido se le acerca para proponerle un experimento: seguir todo lo que le diga para crearse una nueva oportunidad de vida completa. Alan acepta y se embarcará en diferentes pruebas que lo conducirán a ser él mismo y libre en cada situación vital.

"-¿Mi primera tarea?
-Sí, tu primera misión, si lo prefieres. Lo que tendrás que hacer en espera de otras instrucciones.
-No estoy seguro de comprenderlo.
-Has visto cosas que, en cierta manera,se han grabado en ti y condicionan la forma en que ves el mundo, en que te comportas,tus relaciones con los demás, tus emociones... El resultado de todo ello es un verdadero desastre, hablando claramente. Te causa problemas y te hace desgraciado. Tu vida será mediocre mientras la vivas así, por lo que hay que obrar ciertos cambios.

Es necesario que vivas cierto número de experiencias que hagan evolucionar tu punto de vista, que te lleven a sobrepasar tus temores, tus dudas, tus angustias. ¿Sabes, Alan?, la vida es larga y aburrida cuando no la vivimos como nos gustaría."

Sumergiendo a los lectores en la mágica atmósfera de un verano parisino, No me iré sin decirte adónde voy es un extraordinario viaje a través de los sentimientos y las acciones que definen nuestra vida. Una novela certera, extraordinaria y optimista que te cambiará para siempre, basada en una extraordinaria historia real: la de todos nosotros.

Opinión: Cuando empecé a escribir en el blog mi propósito firme era el de hacer un cambio: resaltar a toda costa lo bueno de un libro, resaltando también sus fallos obviamente, pero siempre dejando en claro el por qué, de todas formas, valía la pena leerlo. Por supuesto, he visto como muchas veces eso no ha sido posible, porque ya se habrán encontrado ustedes con opiniones en las que les decía que X o Y libro escasamente podía ser leído; lo que si NUNCA me había pasado era encontrarme frente  a frente con un libro que considerara inservible. En otras palabras, no había tenido el "placer" de leer algo que me causara tanto malestar.

Intentaré no explayarme demasiado porque se me saldrían hasta las tripas de todo lo que se me pasa por la cabeza al pensar en No me iré sin decirte adónde voy, así que, como pueden leer en la sinopsis del libro, trata sobre un hombre joven que es misteriosamente salvado por otro hombre misterioso (jaja) cuando está a punto de suicidarse y que dicho salvador lo "obliga" a realizar varias tareas para hacerle ver lo bonito y maravilloso de la vida. Ya me vuelven las náuseas.

Confieso que al principio tenía curiosidad por cómo sería llevada la idea, pero también confieso que antes de terminar el primer capítulo ya se me había quitado por completo. Es FATAL. No me lo creí ni por un segundo, y es más, ya desde ese pésimo inicio quería abandonarlo, pero la fuerza de voluntad pudo más. Y lo que yo no sabía era lo mucho que me iba a la mentar después.

El protagonista no se hace querer y la situación por la que está pasando está tan mal llevada que no hace sino empeorar las cosas. El autor exagera todo lo que quiere, y por más lógica que uno le ponga a todo no logra a comprender el por qué. Las tareas que "el salvador" le impone a su lacayo son inverosímiles; absolutamente irrealizables por una persona del común, o si no díganme ustedes ¿para qué alguien querría entrar a una panadería a regatear mil veces por algo y al final no comprar NI UN SOLO PAN? ¿Qué sentido tiene eso? Según yo, ninguno, pero según el autor y su libro, es una pequeña fórmula para lograr la felicidad. Cuéntame más( ͡° ͜ʖ ͡° ) .

No, no, no, no, no, no. Ya pasada la mitad del dichoso libro yo era consciente de que era un completo masoquista por seguir leyéndolo, pero bueno. Total, que si no me creí la historia en trescientas páginas no me iba a creer el as bajo la manga que el escritor tenía guardado: resulta que el salvador del protagonista resulta ser nada más ni nada menos que su papá perdido. Jajaja, es digno de telenovela, la verdad. Tal y como promete, el libro me enseñó una gran lección: nunca te autotortures leyéndome otra vez.

Lo odié, me dió sueño, luego lo odié más, y esta es la hora que no entiendo por qué habrá gente que lee este tipo de novelas. Si quisiera perder mi tiempo lo haría viendo televisión, que por lo menos me mata las neuronas sin darme cuenta tan rápido. 

Ojalá el destino no me tenga preparada otra lectura en el futuro como esta, porque me mata. Y por si no es obvio todavía, yo los libros de este señor Gounelle no los quiero es pero ni volver a tocar nunca jamás en mi vida.

No sé por qué demonios gasté mi dinero en esto.

Merece: 
Quisiera darle cero estrellas, pero eso sería como no calificarlo, ¿verdad?

lunes, 14 de agosto de 2017

Esta canción me suena a...


La canción que vengo a dejarles hoy por aquí es uno de mis más recientes descubrimientos. Es una canción que apenas empecé a escuchar por primera vez dije esto me recuerda a... a cierto libro que me llenó de emociones y que muy probablemente muchos de ustedes ya conocen. Se trata, nada más ni nada menos, que de To all the boy I've loved before, mejor conocido en el mundo hispano como A todos los chicos de los que me enamoré, de Jenny la mejor de todas Han. Yo le tenía muy poca fe a la novela y la verdad ahora soy fan número uno de la historia de mi queridísima  Lara Jean y sus amores jajaja.

La canción da para cantarla, bailarla, y lo que se le ocurra a uno porque es bien pegadiza; les hablo de Digital love de Daft Punk. Eso sí, solo tiene como dos minutos de letra y el resto es pura melodía, pero es tan, taaaaaan Lara Jean. (Qué nombre más bello, ¿no? Lara Jean, Lara Jean, Lara Jean, Lara Jean, La)

Ámenla tanto como yo, porfa.

 

jueves, 10 de agosto de 2017

Opinión: "El ladrón de cuerpos" de Anne Rice

Título: El ladrón de cuerpos
Saga: Crónicas vampíricas #4
Autor: Anne Rice
Páginas: 599
Publicado por: Ediciones B
Sinopsis: "Gracias al sufrimiento y al triunfo y a la sangre de nuestros vampiros de más edad, me había transformado en una especie de dios oscuro. Tenía poderes que me dejaban perplejo y, a veces, incluso asustado. Tenía poderes que me hacían sentir acongojado, aunque no siempre comprendía por qué

No está mal, diréis. A mí me repugnaba. Sin duda, por añoranza a mis antiguos yoes: el muchacho mortal y el espectro recién nacido, un día tan dispuesto a alcanzar la excelencia en la maldad, si tal era su trágico destino."

Opinión: Sabiendo que sí o sí la próxima opinión de un libro que publicaría sería esta me propuse no publicar nada más hasta que la misma no estuviese lista. CRASO ERROR, y más aún cuando este libro lo leí hace ya casi dos años y cada vez que me sentaba a escribir sobre él algo más se me tenía que pasar por la cabeza. Y todavía me faltan algo así como diez opiniones de los demás libros en la saga, así que intentemos por favor no imaginar mi nivel de ansiedad.

Viendo en retrospectiva a Lestat, de nuevo nuestro protagonista en esta entrega, puedo decir que en ninguno de los libros anteriores me había sentido tan cercano a él, pues entramos de lleno en esta nueva historia tras el final (algo flojito) de La reina de los condenados, como una catarsis para él. Ya no aguanta su vida como vampiro, todo le sabe a poco, quiere mucho de todo y poco de nada, se siente fastidiado; total, está en una "crisis adolescente" de su vida inmortal.

Creo que este libro en particular era extremadamente necesario tanto para nosotros los lectores como para el mismo Lestat. Nosotros en el papel de quienes pasan las páginas nos encontramos con una vuelta de tuerca al mito vampírico topándonos con un protagonista tan agobiado por su vida nocturna como lo podemos llegar a estar nosotros de nuestra mundanalidad. Él, en su rol protagónico, obtiene la conciencia y la madurez necesarias para afrontar su realidad. Algo así como Entrevista con el vampiro 2.0.

Y todo eso, ¿cómo?

Al señor Lestat se le aparece como caído del cielo un personaje que le asegura poder cambiar de cuerpo con él, brindándole así la oportunidad de volver a ser un humano común y corriente, cosa que él desea, así que acepta. Por supuesto, la situación se le sale de las manos y nada resulta como el esperaba, encontrándose a sí mismo en una no muy envidiable posición en la que su propia vida está en riesgo.

Hasta ahora el tono de esta opinión va un poco filosófico, cosa que no pretendo en absoluto, así que mejor cambiamos el rumbo. Es súper divertido ver al pobre Lestat en un problema que él mismo se buscó gracias a su no tan conocida ingenuidad; si al principio venía sufriendo por su destino de vivir por la eternidad entera es casi seguro que su lema de vida a partir de esta novela va a ser "nadie sabe lo que tiene hasta que no lo pierde". Le pasa de todo, tiene que aprender a ser humano de nuevo, redescubrir sensaciones, ocuparse de cosas que son básicas para nosotros pero que para él, un vampiro reconvertido (?), son todo un desafío. Además, si ustedes lo conocen tan bien como yo, sabrán que llevará las cosas a un nuevo nivel, y en este caso, déjenme decirles, será a un nivel muy... candente jaja.

Pero ya, en serio, ver a un ser de la noche de nuevo como humano es toda una experiencia, y eso dejando de lado todo lo que tiene que hacer para recuperar su identidad. Se podría decir que, hasta ahora, es el libro con más aventura y, por lo menos en mi caso, un sano respiro de tanta profundidad. No es que carezca de esta última, sino que está llevada de una manera más relajada que en las entregas anteriores.

Para rematar todo lo anterior, hacia el final la autora nos recompensa tanta diversión "sana" con una de las escenas más oscuras y tensionantes de su historia, algo totalmente inesperado en ese punto y que por tanto adquiere un valor agregado y se disfruta más. Un punto clave y a favor para dar por terminado un relato con su característico tono oscuro. Nos recuerda, una vez más, lo impulsivos, sanguinarios y crueles que pueden llegar a ser sus personajes.

Merece:

Otros libros de la saga: 

domingo, 30 de julio de 2017

Esta canción me suena a...


¡Hola! ¡Hola! ¡Hola!

Ustedes, o por lo menos aquellos de ustedes que también sean bloggers, sabrán que hay prácticamente solo una explicación para cuando nos alejamos de nuestros queridos blogs: lo problemas. De cualquier índole. No me voy a explayar en ellos para explicarles mi larga ausencia, pero sí les diré que me siento... renovado; con ganas de agarrar la vida por los cuernos y no volver a mirar atrás. Seguir adelante.

Pero eeeeeeeeen fin, ahora sí, pasando al tema de la sección, hoy les traigo una canción P R E C I O S A de Celia Cruz que desde que terminé de leer El amor en los tiempos del cólera inmediatamente pensé en ella porque me recuerda inexplicable y maravillosamente a la novela de nuestro querido Gabo. Se trata de Te busco, una canción suavecita y con un aire innegable de amor y nostalgia, los dos sentimientos más relevantes de la historia creada por García Márquez.

No siendo más, los dejo con esta bonita máquina del tiempo, y no me digan que no les mueve nada ;).