viernes, 26 de mayo de 2017

Construir un librero

Cuando escuchamos la expresión "Construir un librero" podríamos interpretarla de diversas formas, pero hay dos en particular que son sin duda las que primero se vienen a nuestra mente: la de comprar libros y crear así una biblioteca personal, o la idea, más literal, de fabricar un mueble en el cual guardar, valga la redundancia, libros. Esta entrada la voy a dedicar a contarles mi experiencia con esta última opción, la aventura que fue para mí construir un librero.

Durante los últimos meses estuve muy ausente tanto del blog, como de los blogs que sigo asiduamente porque básicamente mi tiempo se dividía en trabajar durante el día y dedicar las noches a la construcción del susodicho librero. Prácticamente no tuve tiempo para nada más durante un mes entero, pero sin duda alguna valió la pena.

La idea de hacer un librero con mis propias manos surgió porque la ingente cantidad de libros que tenía en mi cuarto lo pedía a gritos y, bueno, no es por sonar tacaño ni nada por el estilo, pero los libreros que hay en el mercado son primero, costosos, y segundo, de no muy buena calidad para mi gusto. Esos dos puntos, sumados al hecho de que los libreros que se comercializan vienen ya con ciertas medidas, me echaron para atrás al intentar comprar uno "ya listo", y me llevaron a considerar la no tan descabellada idea de que yo podría construir uno tal cual lo necesitaba.

Siempre he sido muy dado a las manualidades, pero jamás, JAMÁS me había atrevido a construir algo tan grande. En un principio intenté renunciar, pero al buscar información sobre cómo se hacía y los materiales que necesitaría, la cosa no me pareció tan difícil. PERO... lo fue, y qué tanto.

Tomé las medidas, compré la madera, los clavos, el pegante, la tinta, sellantes, lacas, etc, y me puse a la tarea de empezar. Hacer la estructura primaria fue lo único fácil, porque ¿quién no sabe pegar dos tablas con clavos? Pero no sospechaba todo lo que se me venía encima. Tuve que lijar las superficies hasta el cansancio, y no una sola vez, sino TRES. Apliqué tinte de la manera más pulcra posible, sellé y apliqué laca. Les juro que me sentía morir de ver todo lo que tenía que hacer, pero como dicen por ahí: untado el dedo, untada la mano. Y en mi caso, untado hasta la cara jajaja.

Finalmente logré terminar como les dije, tras todo un mes dedicando las noches a la labor. Lo último que hice fue ponerle un par de patas y, gloria divina, pude contemplar por fin aquello a lo que me había dedicado con tanto esfuerzo.

La alegría de ver que había sido capaz de crear algo por mis propios medios y que había quedado tan... bien, no la puedo explicar. El librero era todo lo que yo esperaba que fuese, e incluso más. Si es posible enamorarse de un objeto, soy culpable, porque su superficie suave y su color me dejaron embelesado.


Ya por último no quedaba más sino limpiarlo bien y acomodar la mayor cantidad de libros posible en él, lo cual no fue tarea fácil, como podrán imaginarse, pero una vez terminé de organizarlo, supe que todo el esfuerzo y el tiempo invertido había valido la pena, pues lo que contemplé no era más sino el sueño de cualquier lector: un librero propio, cargado de historias en las que podría perderme toda la vida. Y lo más satisfactorio de todo era que yo lo había construido con mis propias manos. Les juro que no podía de la emoción, y todavía ahora sonrío cuando lo veo.


¿Creen que no amo demasiado mis libros?

6 comentarios:

  1. Hola Luis!
    Estoy encantada con esta entrada. Es inspiradora y me alegra tanto que te propusieras construir tu propia biblioteca, que a pesar del esfuerzo y los dolores de cabeza ahora te llene de orgullo y satisfacción. Es lo que cuenta y creo que saber que lo hiciste vos con tus propias manos siempre le agrega algo.
    Te quedó preciosa y me encanta lo ordenadita que la tenes.
    Te felicito y espero que la disfrutes.

    Que andes bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te guste; precisamente la escribí para eso, para que otros lectores como yo se motiven y quizá intenten hacer algo parecido. Cuando uno hace algo por su cuenta y termina bien, es inevitable sentirse orgulloso de ello :).

      Gracias por tu bonito comentario, y en cuanto a lo ordenada que la ves, vamos a ver cuánto me dura así jajaja.

      Eliminar
  2. ¡Hola! ^^
    Me ha gustado la entrada, es muy peculiar, jeje. La verdad es que estás hecho todo un manitas, porque te ha quedado genial. Aunque si compras más libros te hará falta más espacio xD
    Yo como leo en e-book desde hace tiempo, ya no tengo este problema. De lo contrario lo tendría complicado, porque apenas me caben más libros en mis estanterías.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, pues gracias por el cumplido ;).
      Este librero que les muestro sí, ya está llenito por completo, pero es que también tengo otro más pequeño y un "mini librero" que también tienen libros, así que sí, va a llegar el día en el que voy a necesitar otra estantería, pero ojalá falte para eso :P.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Wow, admiro demasiado tu trabajo. Si a mi me costó mucho trabajo armar el que compré en home center, me imagino lo mucho que te costó crear uno desde cero! jajaja, en serio, te quedó espectacular, te felicito.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Hasta yo mismo me sorprendí jajaja, pero eso es lo bueno de arriesgarse a hacer cosas así, porque si salen bien uno termina y todavía no se lo puede creer.

      Gracias por leer :).

      Eliminar